Abelardo Lis

“La comunicación indígena debe de ser una herramienta para descolonizar y recuperar la palabra”.

 “La comunicación indígena debe de ser una herramienta para descolonizar y recuperar la palabra”. Abelardo Lis | Nasa, Cauca, Colombia | Comunicador Indígena.

La Coordinadora Latinoamericana de Cine y Comunicación de los Pueblos Indígenas CLACPI, rechaza contundentemente el asesinato del hermano Comunicador Indígena del Pueblo Nasa, Abelardo Lis, quien formase parte del equipo de comunicadores de la Emisora Nación Nasa de Corinto Norte del Cauca y del Colectivo de Comunicación «Ya’ja We’xjia Kaa’senxi» del Norte del Cauca. Este asesinato es una muestra del racismo sistemático al que han querido someter a los pueblos de Colombia, usando la táctica de falsos positivos acusándolos de ser partes de grupos armados.

En los últimos tres años, han sido asesinados tres comunicadores indígenas en pleno ejercicio de su labor en el departamento del Cauca. En el 2017 fue asesinada la compañera Efigenia Vásquez por un “proyectil de carga múltiple” accionado por un agente del ESMAD de la Policía Nacional de Colombia, mientras ejercía como periodista comunitaria en el municipio de Puracé. En el 2018 fue asesinado Eider Arley Campo Hurtado, en el resguardo indígena de Pioyá, municipio de Caldono, por disidencias de las FARC  y este año, Abelardo Lis en Corinto, asesinado por el Ejército Nacional de Colombia. Todos ellos muertos mientras ejercían su derecho a la libertad de expresión y la labor informativa como comunicadores indígenas.

Por lo tanto nos unimos al programa de comunicaciones del Consejo Regional Indígena del Cauca CRIC y a la Red AMCIC (Asociación de Medios de Comunicación Indígena de Colombia) que asocia a los comunicadores indígenas del Cauca, para expresar el profundo dolor que nos genera la injusta partida de nuestro amigo y compañero de lucha, denunciamos y rechazamos el actuar de la fuerza pública contra las comunidades que ejercen su derechos legítimo a la liberación de la madre tierra y los territorios ancestrales, hoy en manos de grandes propietarios privados y denunciamos ante la opinión nacional e internacional, la violación del derecho internacional humanitario por parte del Ejército Nacional de Colombia, al disparar armas, que constitucionalmente están avaladas para proteger y no para atacar a civiles, violando de manera evidente y flagrante el principio de distinción y proporcionalidad consagrado en las normas que establecen la función de cada una de las fuerzas creadas para controlar el orden público, cuando se refiere a civiles no armados.

¡VIDA, RESISTENCIA Y MUCHA FUERZA COMUNICADORES INDIGENAS DEL CAUCA!