UN MONTAJE MILITAR PARA EL CONTROL DE LOS TERRITORIOS, VIOLENTAR DERECHOS Y CONTINUAR CON EL DESPOJO EN EL DESGOBIERNO DE JIMMY MORALES

La Coordinación y Convergencia Nacional Maya Waqib’ Kej rechaza enérgicamente el estado de sitio por 30 días aplicado a todo Izabal y los municipios de Tactic, Senahú, Tamahú, La Tinta, Tucurú, Cahabón, Panzós, Chahal y Fray Bartolomé de las Casas, en Alta Verapaz; Río Hondo, Teculután, Gualán y Usumatlán, en Zacapa; San Agustín Acasaguastlán y San Cristóbal Acasaguastlán, en El Progreso, y Purulhá, en Baja Verapaz, decretado por el Ejecutivo en conferencia de prensa el día 4 de septiembre de 2019.

El Estado de Sitio fue decretado bajo la justificación de la muerte de tres soldados en la comunidad Semuy II, El Estor, Izabal. Si bien, condenamos toda forma de violencia, un Estado de Sitio tan apresurado, sin una investigación seria de los hechos, vulnera la situación de derechos humanos individuales y colectivos, en zonas de alta conflictividad en donde existen resistencias contra megaproyectos extractivos, hídricos y de monocultivo, por los que han sido asesinados y criminalizados centenares de campesinos y campesinas defensoras de la vida y el territorio.

La suspensión de garantías constitucionales por el Estado de Sitio en un área tan grande, y con desvinculación aparente de los hechos que pretenden justificar la medida, nos hace sospechar de los intereses que puedan existir atrás de tan precipitada acción. No es la primera vez que un gobierno de la República utiliza el Estado de Sitio en los años post guerra, y el resultado en cada caso ha sido de grandes costos sociales y ningún beneficio colectivo o ha desembocado en la resolución del conflicto que lo propició.

Demandamos al Gobierno de la República suspender el Estado de Sitio, tomar en consideración los derechos colectivos e individuales de cientos de comunidades a las que está exponiendo a graves riesgos físicos, materiales, psicológicos, espirituales y Jurídicos. El Ejército de Guatemala ha demostrado ser en nuestra historia, una institución que usa la violencia de forma indiscriminada; con vínculos al narcotráfico, las pandillas, el crimen organizado; que ha defendido intereses del capital nacional y transnacional en detrimento de las grandes mayorías sometidas al despojo y la miseria.

El Ejército de Guatemala ha demostrado ser una institución corrupta y corruptible a la que no se le puede confiar la seguridad de los y las ciudadanas. Ha colocado a jóvenes de 19 años si experiencia o entrenamiento militar al frente de estas acciones. Jóvenes indígenas que son enviados a reprimir a sus propios pueblos.

Hacemos un llamado a la comunidad internacional a pronunciarse ante la medida impuesta por el gobierno; a la integración de una comisión con delegados nacionales e internacionales que verifiquen la situación de derechos humanos y establezcan en una investigación interdisciplinaria y exhaustiva para determinar la veracidad de las denuncias y las causas que originaron el Estado de Sitio.

Es momento de articularnos como pueblos y hacer frente al desgobierno, la militarización y a toda amenaza contra los pueblos y a toda forma de vida.

Iximulew, Wajxaqib’ Q’anil
Guatemala 4 de septiembre 2019